Actualmente existen tratados internacionales en Derechos Humanos, que resguardan la integridad del ser humano a partir del reconocimiento ejercicio y respeto de su identidad.

Esto aplica no solo a las personas con capacidad de goce y de ejercicio es decir, mayores de edad, sino a todas las personas inclusive menores de edad, ya que se trata de un derecho humano de aplicación universal. Bajo el amparo de las leyes de la Ciudad de México puede llevarse a cabo el levantamiento de una nueva acta de nacimiento para el reconocimiento de identidad de género, a los menores de edad transgénero, quienes aún y cuando son menores de edad, son niños y niñas que han decidido transportar al género con el que se identifican de manera individual, independientes, responsable y consciente en el uso de su derecho humano de identidad siempre y cuando cuenten con la autorización y apoyo de sus padres o tutores.

En IDL Buró Legal contamos con abogados especializados y reconocidos en esta materia, asimismo referencias y caso de éxito en sentencias que ordenan a las autoridades el nuevo registro a menores de edad a los cuales ya se les ha reconocido un nuevo nombre como género, dando como consecuencia el ahorro de trámites y procesos administrativos , en especial los educativos ya que desde muy temprana de edad las autoridades ya expiden certificados, pasaportes, constancias y todos tipo de documento de identificación.

No importa que el menor de edad resida en otra estado de la República ya que este al ser un acto de carácter civil al tener sentencia de un tribunal de la ciudad de México, esta tiene plena observancia en todo el país, como el matrimonio igualitario.

Al llevar a cabo este procedimiento se logran entre otros los siguientes beneficios:

Se evita la afectación psicosocial del menor o la menor ya que desde muy temprana edad en el ambiente escolar  infantil están obligados a dirigirse a él o a ella por su nombre y género que mejor lo identifica.

Se evita frustración y situaciones sociales que desencadenan afectaciones al sano desarrollo de su personalidad como psicosexual, ya que desde temprana edad es parte de una sociedad que está obligada a aceptarlo e integrarlo en el género e identidad que le resulta cómodo y al que pertenece más allá de la apariencia física o morfológica., llevando desde muy temprana edad una vida mayormente en paz alejada del bullying social, viviendo libre seguro y feliz.

Se ahorran una alta carga de trámites y procesos al ser mayor de edad ya que tendría que cambiar todos sus títulos y documentos escolares como de salud a su nuevo nombre e identidad.